CARIDAD LAFITA NAVARRO

Cada entidad laboral cubana tiene suscrito su convenio colectivo de trabajo, su ley interna. Puede ser un documento perfecto o proclive a críticas por no recoger todo lo que debe y cómo debe. Pero de su existencia, nadie duda, bien esté encuadernado con esmero o cogido con una presilla en una esquina. Y su cumplimiento, es obligatorio para las partes firmantes.

El XVIII Congreso de la CTC celebrado en el 2001, ratificó que los convenios constituyen el instrumento esencial de trabajo sindical ya que contribuyen por sí mismos a consolidar las plenas conquistas de nuestros trabajadores, teniendo en cuenta además, que su papel es insustituible para fortalecer la disciplina laboral, técnica, productiva y de protección del medio ambiente, así como para plasmar la justa política de nuestro Estado socialista enfilada al mejoramiento de las condiciones de vida y labor de los trabajadores.

Asimismo, los convenios constituyen el documento legal que registra la concertación de deberes y derechos de las partes, manteniéndose por el sindicato especial atención a que se integren asuntos que favorezcan la elevación continua de la eficiencia, el mejoramiento de la atención a los trabajadores en todos los centros, incluyendo el sector presupuestado y las entidades asociadas a capital extranjero.

El control y cumplimiento de los convenios debe ser priorizado por las direcciones administrativas y sindicales a los niveles correspondientes manteniendo debidamente informados a los trabajadores.

El chequeo de su contenido y práctica es una prioridad de todos los dirigentes sindicales en sus visitas de trabajo a todos los colectivos.

ALGO DE SUS ORÍGENES

En la evolución del Derecho Laboral en nuestro país, según muchos especialistas en la materia, tiene especial significación el Decreto No. 798 del año 1938 que reguló varias instituciones, entre ellas, el contrato colectivo de trabajo, que definía como el celebrado por un sindicato obrero o una federación de sindicatos obreros, o un grupo de trabajadores, de una parte, con un patrono o un sindicato o un grupo de patronos, de otra parte, para regular total o parcialmente las condiciones de trabajo del personal de una empresa determinada o de un sector de trabajadores.

La constitución de la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC), el 28 de enero de 1939, donde resultó electo como secretario general Lázaro Peña, el Capitán de la clase obrera cubana, tuvo una gran contribución al logro y planteamiento de varias conquistas obreras que cobraron validez jurídica mediante la Constitución de 1940, promulgada en medio del capitalismo.

Hasta el triunfo revolucionario de 1959, las disposiciones en materia laboral se incumplían cotidianamente y los sindicatos y trabajadores tenían que hacer prevalecer sus derechos fundamentales mediante la lucha y movimientos huelguísticos.

El convenio colectivo de trabajo es una institución del Derecho Laboral con varias denominaciones de acuerdo con el legislador nacional o internacional.

Por ejemplo, se le puede llamar Contrato Colectivo de Trabajo (Decreto No. 798, de Cuba, de 1938, y la Ley Federal del Trabajo de México); Convenio o Pacto Colectivo (Decreto Ley No. 74, de Cuba, y Ley laboral, en Uruguay).

Anteriormente lo denominamos Compromisos Colectivos de Trabajo, como apareció en las Tesis del XIII Congreso de la CTC, en la década del 70.

Los convenios 98 y 154 de la OIT, sobre los principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva y sobre el fomento de la negociación colectiva, llama a esta institución contratos colectivos.

No se debe confundir la negociación colectiva con el convenio colectivo, porque la primera es el procedimiento o el vehículo idóneo, y la segunda su resultado o concreción.

Por tanto, los convenios no son materia nueva en nuestro país, sino que el Decreto-Ley No. 74 de 1983 reguló todo lo relacionado con esta materia, en medio de una base de una economía asegurada con vínculos estables con el campo socialista, no obstante el bloqueo yanqui, y los convenios se concebían como herramienta para impulsar la ejecución de los planes técnicos económicos mediante la gestión administrativa y la actividad creadora de todos los trabajadores.

Las transformaciones políticas de la década del 90, con la desaparición del campo socialista, incidieron en nuestra economía, transformando las relaciones laborales, lo cual impuso la adecuación legislativa correspondiente, promulgándose una nueva norma.

PRECISIONES DE LA LEGISLACIÓN ACTUAL

El Decreto Ley No. 229, del 2002, define con precisión que el convenio colectivo de trabajo es el acuerdo concertado y suscrito por el representante de la administración, de una parte, y la organización sindical correspondiente en representación de los trabajadores, de la otra, a fin de establecer las condiciones de trabajo que regirán las relaciones laborales individuales y colectivas, los derechos y obligaciones de las partes, así como impulsar la ejecución de los planes técnico económicos mediante la gestión administrativa y el amplio desarrollo de la actividad e iniciativa creadora de todos los trabajadores.

También está prevista la concertación del convenio en las inversiones extranjeras, donde intervienen la entidad empleadora, en su caso, la asociación económica internacional o la empresa de capital totalmente extranjero y loa organización sindical pertinente.

La elaboración del convenio se inicia con la presentación por las partes, de los asuntos necesarios a pactar, que conlleva una negociación. Después se elabora un proyecto entre la administración y la organización sindical y se somete a la discusión definitiva.
Sus cláusulas no pueden ser contrarias a la legislación laboral vigente. De igual forma el contenido de contratos de trabajo o cualquier otro documento de formalización de la relación laboral que contravenga los acuerdos adoptados en los convenios colectivos en el marco y con observancia de la ley, se consideran nulos a todos los efectos legales.

Las discrepancias que surjan en la fase de elaboración del proyecto o en su ejecución se pasan a los niveles superiores administrativos y sindicales para su solución.
Después de agotado el procedimiento conciliatorio, las discrepancias serán sometidas a la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo, que realiza la labor de arbitraje.

En estos momentos, los objetivos sindicales y estatales, convergen en luchar para que cada centro llegue a la concreción de un convenio que facilite el desarrollo armónico de las relaciones laborales en su entorno, propiciando una elevación de la eficiencia y una mayor satisfacción de los trabajadores ante la solución de sus problemas.

Y esa es la razón que guía, tanto a la inspección estatal de Trabajo como a los controles sindicales destinados a chequear de cerca, cómo está elaborada, controlada y en práctica, la obligatoria ley interna de cada centro laboral cubano.

Control sindical de los convenios colectivos de trabajo

La utilización y efectividad de los convenios colectivos de trabajo como instrumentos reguladores de las relaciones laborales entre la administración y el sindicato en representación de los trabajadores son objetos de control por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Periódicamente se evalúan por la parte sindical la utilización del convenio como vía para solucionar los asuntos que determinan la vida laboral, la participación de los trabajadores y el protagonismo de la dirección sindical y administrativa en la elaboración y aplicación del documento.

También se analizan las cláusulas del documento y si están elaboradas de forma que pueda ser valorada su observancia; el conocimiento de los trabajadores sobre el asunto y la responsabilidad administrativa y sindical en el control sistemático del convenio.

La CTC y los Sindicatos están facultados por la Ley No. 49, Código de Trabajo, para efectuar inspecciones en materias laborales en los centros de labor de todo el país, a fin de comprobar el cumplimiento de la legislación y exigir la subsanación de infracciones y la aplicación de medidas disciplinarias y administrativas a quienes incumplan con los preceptos establecidos.

fuente: http://edicionesanteriores.trabajadores.cu/especiales/trabajo-cuba/derechos_laborales/convenio.htm

Anuncios

RSS Cubainformacion.tv

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS TeleSur

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Rebelion Cuba

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Categorías

Únete a otros 6 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: