La política social y la estrategia de desarrollo económico del gobierno revolucionario cubano, desde 1959, tienen como objetivos fundamentales la eliminación de todas las formas de discriminación y explotación por motivos de clase, raza y género.  Desde  entonces, se han diseñado e implementado consecuentemente políticas públicas, cuyo propósito estratégico ha sido borrar las barreras culturales, ideológicas, psicológicas, económicas y sociales que mantuvieron siempre a las mujeres en condiciones de subordinación, marginación y secular atraso.

La presencia de las mujeres en el empleo a partir de los datos censales permite apreciar las variaciones ocurridas: en 1953 las trabajadoras representaban el 17.1%, en 1970 el 18.3%, y ya en 1981 ésta ascendía al 31.5%.  En el año 1999 es el 43.3% de los trabajadores del país, en el sector estatal civil.

1.- Política de empleo

-Preservar la permanencia y estabilidad de las mujeres en el empleo con los índices alcanzados en todos los años anteriores.

Para alcanzar estos propósitos que han permitido mantener los niveles alcanzados en el empleo se tomaron un grupo de medidas, entre ellas:

-Aplicación de subsidios en correspondencia con los diferentes casos, como las madres solas, único sostén económico de la familia, las discapacitadas, las trabajadoras, los trabajadores en edad de jubilación y las mujeres en período de gestación, extensión de la licencia de maternidad hasta los 6 meses con el 60% de su salario y hasta un año sin perder su plaza.

-Incorporación al trabajo socialmente útil de los sectores más vulnerables de la  población (madres solas, discapacitadas).

-Continuar asegurando la incorporación al trabajo de los egresados del nivel superior y la  atención a los técnicos medios.

-Fortalecimiento de la labor de las Comisiones de Empleo Femenino en todas las provincias y municipios que preside el Ministerio de Trabajo e integran la Federación de Mujeres Cubanas  y la Central de Trabajadores de Cuba.  Estas se adecuaron a las exigencias y necesidades actuales de las mujeres trabajadoras y de la política de empleo.

2. Acceso a nuevos empleos

Ampliación de opciones de empleo en el sector no estatal donde las mujeres también han irrumpido:  Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) dedicadas a la agricultura,  entrega de tierras ociosas en usufructo a unidades familiares y en el sector privado, y particularmente el trabajo por cuenta propia (Autores Varios, 1996).

Esta política ha estado dirigida a preservar la  equidad y justicia social sin descuidar la viabilidad económica.

Si bien se han logrado importantes avances,  la problemática de obtención de empleo para las mujeres continúa, ya que las ofertas de empleo no satisfacen las demandas y necesidades de éstas, por lo que resulta necesario continuar buscando en cada territorio fuentes y alternativas  que puedan ir solucionando esta dificultad.

La voluntad política para que la mujer alcance plenamente el lugar que le corresponde en la sociedad, se expresa una vez más en  el Plan de Acción Nacional de la República de Cuba de Seguimiento a la IV Conferencia de la ONU sobre la Mujer, donde la problemática de la mujer trabajadora y en especial  de la cooperativista y campesina es especialmente  tratada y se  asignan responsabilidades específicas a los organismos para su solución.

Fuente: http://www.cubaminrex.cu/Enfoques/ddhh_mujer_tc.htm

Anuncios

RSS Cubainformacion.tv

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS TeleSur

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Rebelion Cuba

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Categorías

Únete a otros 6 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: