https://i0.wp.com/giraenlared.info/wp-content/uploads/2008/03/vidas26.jpg

Comunicado del MINCI del 2008 (no se encontró la imagen de la portada)

Autores: María Querales, Madeleydi Luna, Scarlet Pérez, Dayana Valladares, Charilín Romero, Endry Alvarado y Félix Torrealba

Edición: Lilian Sabina Roque
Realización: Enrique D. Medero Cambeiro
Fotos: Archivo Patria Grande

Sobre la presente edición:
Ediciones Patria Grande, 2007

Descárgate el libro aquí

Salvavidas es como una de esas crónicas de guerra, escritas por unos intrépidos corresponsales, en medio del fragor de la batalla. Es un libro que se resiste a los anaqueles de las obras literarias, por que está hecho, en lugar de hojas, por la piel de sus protagonistas. Algo así como un remolino de sensibilidad, sentimientos, sueños y conceptos, que se van mezclando, como en un calidoscopio, desde ese laboratorio social que es la Venezuela bolivariana. Acabo de leer de un tirón sus 95 historias y confieso que, más allá de los testimonios de quienes fecundaron la Misión Barrio Adentro o de los que salvaron su vida gracias a ella, Salvavidas es como un “tomógrafo” que estudia la realidad venezolana, a partir de un hecho real y concreto: el
surgimiento y desarrollo de un Sistema Integral de Salud, que le devolvió a los sectores más humildes del país la condición de seres humanos, negada por sucesivos gobiernos de la cuarta república; y al mismo tiempo abrió las puertas de la revolución a los sectores de las clases media y alta, diciéndoles: “Aquí están estos médicos, también te pertenecen”.

*

Fragmento:https://i2.wp.com/mrzine.monthlyreview.org/BarrioAdentro488.jpg
«Desde el mismo momento en que llegamos nos pusimos a trabajar, aunque en condiciones difíciles. Nunca en mi vida me había aseado con tres tobos, uno en cada pierna y el otro para bañarme, el agua que caía en los tobos la utilizaba después para descargar la poceta…
En el sector Valle Fresco, nos acogió una familia humilde, y con amor nos brindó la sala de su hogar para realizar las consultas. Todo lo poco que tenían lo ofrecieron con mucho amor…».

De un tiempo siempre húmedo, debido a su gran vegetación, Valle Fresco es zona de gran importancia comercial para los habitantes de la parroquia Filas de Mariche, en el Estado Miranda. Entre curva y curva, dentro de una atrulla de la Policía Metropolitana que nos presta apoyo, el doctor Enrique Varciela sigue contando cómo es su vida desde que llegó a Venezuela.
«A pesar de cierta resistencia por parte de la comunidad, por aquello de que “no éramos médicos” y las continuas especulaciones y ataques de los canales de televisión, nos mantuvimos ahí, “pa´lante”. Aquellos que no
entendían en un inicio, poco a poco se fueron dando cuenta de las cosas. Muchas de las personas que se consultaban con nosotros, se iban a una clínica o a un hospital a corroborar el diagnóstico y el tratamiento. Luego regresaban y nos decían que sí era cierta la prescripción nuestra».
Al hablar de su Cuba se conmueve: «Lo extraño todo, mis hijos, el aire, las palmas; pero asumo esta tarea y la voy a cumplir a toda costa, cueste lo que cueste, incluyendo el sacrificio de la familia. Sin embargo, en Venezuela he encontrado un nuevo hogar, su pueblo es muy chévere, nos han brindado mucho cariño».

https://i0.wp.com/farm2.static.flickr.com/1422/848144148_329fdeb17c.jpgY acto seguido, deja de hablar de sí para entrar en sus nuevas experiencias: «En el amanecer de un domingo, a eso de las cuatro de la madrugada, nos fueron buscando para un parto de una muchacha de 23 años. Ella vivía en el fondo de La Invasión, sector muy pobre, donde lo que se observa son ranchos de barro y de zinc. Había llovido durante la noche y arribar ahí fue toda una odisea. Hicimos el parto con los recursos que teníamos, y el bebé nació bien, sin complicaciones. Aquello me impactó, porque eso me ocurrió recién llegado».
«En otra ocasión vino un tiroteado: Era la primera vez que atendía un herido por arma de fuego, y con serenidad se le dieron los primeros auxilios. Uno no puede demostrar el miedo. Pasamos un susto, porque nunca habíamos visto eso. Además, con los comentarios y cuentos de la comunidad, yo pensaba que me encontraba en una película. A pesar de esas situaciones, el aprendizaje ha sido rico, desde el punto de vista personal, humano y profesional».
Como Enrique, muchos médicos han tenido que enfrentar, en solitario, situaciones difíciles, llamados a media noche para atender borrachos, drogadictos, infartos, partos, gente desesperada por atención médica, pero a todos se les han brindado los cuidados adecuados, medicamentos gratuitos y seguimiento a la enfermedad.

Volver a Libros


Anuncios

1 Response to “SALVAVIDAS. Testimonio de la Misión Barrio Adentro”


  1. 1 Fidel 26 octubre 2011 en 23:14

    Viva Cuba Libre!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




RSS Cubainformacion.tv

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS TeleSur

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Rebelion Cuba

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Categorías

Únete a otros 6 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: